Currículo y evaluación

Currículo y evaluación

La mejora continua del currículo y la evaluación debe regirse inequívocamente por el principio de equidad. Con la LOMCE, estos elementos, que deberían constituir un eficaz mecanismo de compensación de las desigualdades y procurar una oportunidad de aprendizaje real a cualquier alumno/a, han sido pervertidos y manipulados hasta el punto de convertirlos en un grave factor de riesgo de exclusión, segregación y selectividad.

La inmensa mayoría de profesionales de la educación está en contra de esta concepción y reclama propuestas y medidas que configuren un currículo y una evaluación compatibles con un nuevo sistema educativo distinto al que nos intenta imponer esta ley.

Compartir el documento

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Opiniones (4)

  1. :

    En el formulario he puesto un cinco al apartado de la Iglesia porque creo que al menos en Infantil y Secundaria se debe abordar el hecho religioso ( no tiene porqué ser solo la Iglesia Católica) en las sociedades humanas.

    En el apartado de la evaluación estoy de acuerdo en que debe servir para evaluar el proceso de enseñanza/aprendizaje pero creo que también debe servir para valorar la aptitud, el trabajo y el esfuerzo.

  2. :

    Estoy de acuerdo en educar a nuestros alumnos con metodologías innovadoras, a pesar de las opiniones que prefieren educar tal como se educaron ellos. No quieren ver que nuestros estudiantes son personas inmersas en las nuevas tecnologías . Con la lomce volvemos a tiempos pasados ya que con el recorte que hacen al área de TECNOLOGÍA están impidiedo que los alumnos fomenten su imaginación, su interés por innovar , su afán por investigar. Y vuelvan a decir ” Que investiguen ellos” .
    Un saludo

    • :

      Completamente de acuerdo, Luis. Tenemos que pensar en cómo “transponer” esa filosofía a las aulas. ¿nos ayudas?…espero, sinceramente, que seas profesional de la educación.

  3. :

    La existencia de un marco común mínimo de aprendizaje que pueda homologar las competencias más clave o
    básicas (las fundamentales para la adquisición de otras más complejas) del aprendizaje obligatorio en el
    ámbito europeo solo es positivo si los Estados, las Comunidades, los centros y los/as profesionales de la
    educación, en el marco de la comunidad educativa, disponen de mecanismos e instrumentos de autonomía
    suficiente para dar cumplimiento a ese objetivo superior e irrenunciable que es capacitar para la plenitud humana.
    De otro modo ¿Cuál es la pretensión?
    ¿Qué la Europa que más “manda” imponga a los demás lo que tenemos que saber hacer?
    Procurar ese marco común tiene sentido -aunque un sentido, sin duda, fundamental- si actúa, entre otras
    medidas, como “red de seguridad” evitando o reduciendo el riesgo de que las diferencias existentes entre los
    sistemas educativos puedan traducirse en una diferencia de oportunidades en términos inclusión social y
    laboral para lxs individuxs. Aunque ese, siendo muy importante, no es el sentido exclusivo de la educación.